Translate

domingo, 30 de noviembre de 2014

SE ACABÓ LA EDAD DEL CRECIMIENTO

He tenido el blog un poco abandonado. O un mucho, más bien. Tanto que antes, cuando escribía aquí más a menudo, no necesitaba gafas "de cerca" y ahora... Ay! Adonde iría yo sin mis gafas en el bolsillo. He pasado en seis meses de ser un avispado lector de letras minúsculas a confundir una mosca con un borrón de tinta. Me hago mayor. Es inevitable y poco a poco voy asumiendo que, por muy bien que me encuentre físicamente, por muy friki que pueda ser, por muchos balones que remate en el parque cuando se les escapa en su juego a los niños, voy teniendo una edad. Aunque lo único que en realidad lo delata (de momento, todo se andará) son las gafas en el bolsillo de la chaqueta. Sigo escribiendo, con gafas, y leyendo. Sigo viendo caer la lluvia desde las ventanas de mi casa, sigo saliendo a correr de vez en cuando y sigo haciéndoles juegos de magia a los niños que en halloween llaman al timbre de mi casa (no se imaginan ellos lo literal que va a ser lo de "truco o trato"). Hacerse mayor no te hace más sabio pero sí más resabiado, más escéptico, más entendedor de las cosas que importan y eso para mí al menos, es un consuelo. Lástima que se me acabe la edad del crecimiento. Me temo que me voy a quedar un poco bajito.

sábado, 9 de agosto de 2014

LA EXTRAÑA RELACIÓN DE LA LETRA i CON LAS COSAS PEQUEÑAS

ME DA POR PENSAR, MIENTRAS VIAJO EN METRO, EN LAS PALABRAS. OBSERVO A LA GENTE Y BUSCO PALABRAS QUE DEFINAN A LAS PERSONAS: EL OFUSCADO, EL ENGREÍDO, EL TÍMIDO, LA LECTORA COMPULSIVA, EL LOCUAZ, LA EXTRAVAGANTE... PENSANDO EN PALABRAS, NO SÉ MUY BIEN CÓMO NI PORQUÉ, COMENCÉ A PENSAR EN LA EXTRAÑA RELACIÓN DE LA LETRA i CON LAS COSAS PEQUEÑAS. EN EL SENTÍDO DE LO mínimo QUE SE ESCONDE EN EL PUNTO QUE CORONA LA LETRA i minúscula. EN LO insignificante QUE PUEDE RESULTAR UN tímido EN UNA CONVENCIÓN DE CHARLATANES. EN LA LLUVIA TAN fina Y TAN PEQUEÑA QUE ES EL siri miri, LA LLUVIA DE mentira, COMO DECÍA MI ABUELA. EN QUE LO pequeñito, LO chiquitín, LO fino, LO ínfimo, LO minúsculo; TIENEN EN COMÚN LA insignificancia Y LA LETRA i QUE REVELADORA, SIEMPRE APARECE POR ALGÚN LADO.
LO ínfimo ES incontable, LO fino ES MENOS QUE LO GRUESO, LO insípido TIENE POCA SAL O SUBSTANCIA, EL piscolabis, ESA comidilla A MEDIAS, LA crisis, COMO LA NADA MÁS ABSOLUTA O PENSÁNDOLO BIEN, LA MÁS ABSOLUTA DE LAS miserias.
SOSPECHO QUE HACE MUCHO TIEMPO, CUANDO EL LENGUAJE ESTABA EN SUS inicios, ERA DE SENTIDO COMÚN USAR LA O PARA LO EXCESIVO Y LA i PARA LO mínimo. UNA GOTA DE LLUVIA PUEDE SER UN GOTERÓN O UNA gotita.
LO chico, LA pizca, EL pelín, LA mijilla, LA micra, LA miga DE PAN, EL piojo, LA hormiga, LA PALABRA sin PARA DENOTAR CARENCIA DE ALGO: sin SUERTE, sin SENTIDO, sin ALCOHOL.
EL "tic TAC" DE UN RELOJ COMO EXPRESIÓN minúscula DEL TIEMPO. LA pista COMO DETALLE insignificante QUE CONDUCE A RESOLVER UN DELITO. EL gili COMO MEDIO ADJETIVO PARA REFERIRSE AL QUE NO LLEGA A ESTÚPIDO PERO SÍ A tontito... EL hilo COMO EXPRESIÓN mínima DE UNA PRENDA. EL pin O INSIGNIA PEQUEÑA Y EL pin pin QUE ES EL PAGAFANTAS iluso QUE NUNCA SE LLEVARÁ A LA CAMA A LA MUJER DE SUS SUEÑOS.
LO íntimo COMO EXPRESIÓN PEQUEÑA DE LO PÚBLICO, "LA pica EN FLANDES" COMO avanzadilla DE UN PROYECTO, EL triángulo COMO LA FIGURA CON MENOS LADOS, LA miniatura COMO ESA OBRA DE ARTE microscópica, EL niño COMO PROYECTO DE UN ADULTO.
ME GUSTA LA LETRA i PORQUE AYUDA A EXPRESAR MUCHAS DE LAS COSAS QUE ME GUSTAN. PREFIERO A UN viejecillo QUE A UN ANCIANO, A UN periquito QUE A UN CÓNDOR, PREFIERO EL jazmín ANTES QUE EL CACTUS, PREFIERO LA intimidad Y LA ilusión A LA SOLEDAD Y A LA DESESPERANZA.
Y MIENTRAS, SIGO OBSERVANDO A LA GENTE.

miércoles, 30 de julio de 2014

ACERCANDO A LA GENTE

Ya hace muchos meses que mis compañeros de Nowpoblenou (www.nowpoblenou.org) y yo estamos trabajando en documentar los cambios del barrio de Pueblo Nuevo de Barcelona a nivel humano y territorial. Uno de los objetivos es acercar a la gente el espíritu único del barrio y cómo a pesar de que urbanísticamente cada vez hay más hoteles y más turismo, el barrio sigue teniendo un espíritu único muy especial. Dicho así puede parecer dificil de entender pero con estos pequeños clips de vídeo seguro que lo que no entienda la cabeza lo entenderá el corazón. Ya sé que tengo el blog bastante abandonado (de momento), pero esto es lo que me tiene entretenido. Un ejemplo del talento de mis compañeros. Aquí el primer vídeo...

Y aquí su complemento:

jueves, 24 de abril de 2014

LA VENGANZA




Después de un largo día de trabajo, Anselmo Ridruejo decidió volver a casa en bicicleta para sentir el aire en la cara. No podía sospechar que por el camino, el virus informático que había neutralizado ese día iba a tomarse la revancha.

domingo, 30 de marzo de 2014

AYER VI LAS PRIMERAS GOLONDRINAS

Ayer vi las primeras golondrinas en el cielo, en el aire, sobre el río. Son las primeras golondrinas de esta primavera, la promesa de los meses venideros. El aire está cargado de polen, aún hace frío y sin embargo las golondrinas ya están aquí. Poco a poco los árboles van cargándose de flores, y las ramas comienzan a retoñar en verdes incipientes. Huele el aire a primevera, a tiempos más alegres que están por venir. Que así sea y que la calidez nos inunde a todos.

martes, 25 de marzo de 2014

UNAS DISCULPAS Y UNA BREVE EXPLICACIÓN

Creo que tras varios años publicando aquí le debo una disculpa a las personas que pasan y se marchan sin ver ninguna entrada nueva desde hace un tiempo. El motivo es que tengo en marcha un proyecto colectivo del que formo parte y la verdad es que ha acaparado la mayor parte del tiempo que dedico a escribir en la web. Pido disculpas. No voy a cerrar este blog, aunque quizás, honestamente, el ritmo de publicación sea menor. Prometo actualizar contenidos en breve, mientras tanto si alguien está interesado en echarle un vistazo al nuevo proyecto en el que ando escribiendo y haciendo fotos, dejo el enlace: http://nowpoblenou.org De aquí a nada estoy por aquí de nuevo. Abrazos para todos.

jueves, 30 de enero de 2014

HE VISTO A BRUCE LEE

Esta mañana, en el metro, he visto a Bruce Lee. Sí ya sé que Bruce Lee murió en 1973... pero le he visto. Y que nadie crea que en ocasiones veo muertos.
Recuerdo aquellas sesiones de cine de sesión continua en mi barrio, cuando era niño, y aquellas "películas de chinos" que nos parecían lo más excelso del séptimo arte. Nos encantaba ver a Jackie Chan haciendo tonterías mientras su maestro del pelo blanco (los maestros siempre eran ancianos de pelo blanco pero increíblemente flexibles) le enseñaba las técnicas de lucha de los dioses borrachos. Luego salíamos en tropel del cine y en la puerta mismo, sólo pisar la acera, nos dábamos de leches imitando las escenas de la peli y extrañándonos de que cuando dábamos puñetazos y patadas en el aire, no sonara a nada, así que poníamos cara de estreñidos y bufábamos entre dientes para imitar el efecto, y regresábamos a casa, que nunca estaba lejos, luchando por la calle e incubando moratones.
Después descubrimos extasiados las películas de Bruce Lee. Esos bailecitos que hacía con los pies mientras cincuenta chinos se iban pensando los turnos para atacarle. No sé por qué, recuerdo exactamente el momento en que me dijeron que Bruce Lee no había muerto en realidad y que había simulado su muerte para escapar de las mafias que amenazaban con matarle (No deja de tener su gracia que uno finja morir para que no le maten) y que algún día volvería. Estaba en la puerta de una pollería cuando me lo dijo un vecino que leía revistas de kung fú y siempre llevaba unos "nunchakus" remetidos en los pantalones.
No me he vuelto loco. Me he acordado de todo esto cuando he visto a Bruce Lee hoy a las siete de la mañana. Estaba sentado en un extremo del vagón de metro, con un sombrero calado hasta los ojos y un abrigo barato de plumas que seguro que cubría un kimono negro de luchador. Yo tenía mucho sueño pero pude ver que estaba leyendo la sección de deportes del ABC.