"Todo el contenido de este blog (imágenes incluídas) es original salvo enlaces o indicación contraria."

viernes, 19 de agosto de 2011

UN CIERVO EN LA PLAYA


El verano se está acabando. Aunque por el calor apenas se note. No pasará mucho tiempo hasta que me levante una mañana y me dé cuenta de que ya no están las golondrinas. Las vacaciones se acaban también, al menos las mías y como siempre ocurre, dejan mi retina y mi memoria llenas de imágenes curiosas, bellas, inesperadas: Una bandada de flamencos pasando ruidosos sobre mi cabeza, las carreras de caballos en la playa al atardecer, el anochecer en Girona junto al río con sus casas de colores reflejándose en el agua, las columnas llenas de fósiles marinos de un palacio del siglo XIX, La subida por un camino de ronda al faro de San Sebastián en la costa brava, los juegos de mi hijo en la piscina del jardín de mis padres, el dueño de un bar en Cádiz que se disfrazó de torero y se puso a torear a la gente en la calle mientras los clientes se servían las bebidas...
Quizás la sorpresa más grande la tuve una tarde en la playa de Doñana. Habíamos ido toda la familia a pasar el día. La playa como siempre maravillosa, sin apenas gente, por pertenecer al parque nacional. Estábamos sentados cuando de repente apareció un ciervo entre los árboles y llegó hasta nosotros, seguramente buscando algo de comer. Era un animal precioso y dócil, que se dejó acariciar. Estoy seguro de que para mi hijo será un recuerdo que nunca olvidará.

11 comentarios:

  1. Es precioso. Nunca he tocado ninguno pero sé exactamente el tacto que debe tener. Es una foto increíble!

    ResponderEliminar
  2. Montse: Sí, era un animal hermosísimo, lo acaricié y era una sensación indescriptible.

    Manuel María: Muchas gracias por tu benevolencia y bienvenido.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que tus vacaciones hayan sido tan buenas e inolvidables. Opino como tu, es un animal adorable.
    Saludos, te sigo ya que me encanta tu blog ^^

    ResponderEliminar
  4. Ana: Gracias Ana. Las vacaciones, como siempre ocurre han sido cortas, pero se trata de quedarse con lo positivo y cargarse las pilas sobre todo. Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Sí, parece un verano muy bien aprovechado. Tu hijo tendrá muchos recuerdos además de ése (el haber tocado al padre de Bambi) que no olvidará en la vida y en la mayoría de ellos tu serás el protagonista.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Los ciervos son bellos, aquí me los encuentro a menudo en este mundo donde vivo. Los ciervos y los Alces. Que bella es la natura en toda su extensión ella es amor. Nuca e tenido la dicha de poder acariciarles, que fortuna, aquí escapan. Tal vez porque han aprendido que el cazador les asecha de vez en cuando y que el humano no es amigo.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  7. hermoso blog te estoy siguiendo te digo mi blog así me seguís vos :) http://nadiedijoquelavidaesfacil.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Lo mejor de las vacaciones es además de esa increíble fotografía es la alegría, la sonrisa y los grandes momentos con tu hijo. Me ha gustado mucho como lo has contado.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Aina: accidentado pero bien aprovechado sin duda.

    Azucala: Alces? donde vives?

    Noe: será un placer visitarte, gracias.

    Chiquilla: gracias por tu comentario y tu benevolencia, la fotografía no tiene ningún mérito, sólo estar en el sitio justo en el momento justo...y con una cámara jajaja.

    ResponderEliminar
  10. Sí que has tenido unas vacaciones bien aprovechadas, cuántas cosas!!!!!

    Lo del ciervo es alucinante, estaba dudando si era la obra de algún taxidermista que habían puesto allí de publicidad de algo.... y resulta que es de verdad. Concuerdo con Montse, te puedes imaginar exactamente cómo sería el tacto de un ciervo. Qué pasada... ¡yo tampoco lo olvidaré!

    Y pá fauna, el de Cádiz,jajajaaa....

    ResponderEliminar

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, NO TE ECHES ATRÁS AHORA. NO ME PRIVES DE SABER LO QUE PIENSAS. TUS PALABRAS ME IMPORTAN.