"Todo el contenido de este blog (imágenes incluídas) es original salvo enlaces o indicación contraria."

domingo, 27 de noviembre de 2011

TODA LA NOCHE OYERON PASAR PÁJAROS

Pocas veces, de repente, el título de un libro toma al asalto mi conciencia y derriba las murallas de mi alma. A veces, pocas, sucede que el título de un libro me emociona. Por lo que sugiere, por lo que promete, por algo que no sabría bien cómo definir. Como una musicalidad extraña que lo hace perfecto. Hay un libro de Jose Manuel Caballero Bonald que se llama: "Toda la noche oyeron pasar pájaros" y ese título me parece a mí el más sugerente del mundo.
La primera vez que lo ví escrito por ahí, lo apunté en alguna parte. Y de vez en cuando me asaltaba: "Toda la noche oyeron pasar pájaros". Ojalá yo pudiera algún día inventar un título como ese.
Un día, por casualidad, encontré el libro en una librería. De tapas blancas, editado por Seix Barral. Leí la breve sinopsis de la contracubierta. No me disgustó, pero compré el libro. De eso hace unos años.
Y desde entonces lo tengo ahí en la librería del salón. Sin leer.
Para que no se rompa la promesa que contiene.

8 comentarios:

  1. Pues a mí me pasa lo contrario, muchas veces, al leer un libro, olvido el título. No sé cómo has aguantado tanto sin leerlo ni si eso le gustaría al autor.

    ResponderEliminar
  2. Con lo que me cuesta poner título a las cosas que escribo cuando leo uno tan sugerente como este me da envidia. Pero creo que no me resistiría a leerlo, es más estaría ansiosa.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Joder que capacidad para hacer de algo tan insignificante como acordarte del título de un libro a algo bonito, la última frase me ha encantado: ''Para que no se rompa la promesa que contiene''.
    Por cierto gracias por tú comentario pero es inevitable echar de menos...

    ResponderEliminar
  4. Curioso compromiso con el título. Me ha despertado la curiosidad, haré por saber más del libro.

    ResponderEliminar
  5. bueno tampoco pasa nada con que lo leas y lo vuelves a dejar en el estante,siempre tendrá el hechizo del titulo que te ha cautivado...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Aina: Seguro que al autor no le gustaría. Lo conocí personalmente y lo admiro también como poeta. Quizás lo encontrase poético. No sé.

    Elysa: Hace poco leí una entrevista con J.J. Abrams, el creador de perdidos. Y decía que tenía un juguete sin desempaquetar desde que era niño. No quería desempaquetarlo porque mientras no lo abriera, todos los juguetes estaban contenidos en ese. Cualquier cosa podía ser posible, cualquier contenido. Yo creo que en realidad sería inevitable una desilusión al abrir el paquete, igual que al leer el libro en este caso. Por eso no lo leo. Es la gran excepción de mi librería, no estoy loco. Pero mientras no lo lea es un libro mágico.

    Marlene: El universo está contenido en lo más insignificante. Un átomo y una galaxia son en realidad lo mismo.
    Ya sé que es inevitable. Ay de nosotros si no lo fuera.

    Sergio: http://www.lecturalia.com/libro/1188/toda-la-noche-oyeron-pasar-pajaros

    Un abrazo.

    Anna: Estoy seguro de que algún día lo leeré. Y no pasará nada, claro. Pero ahora mismo necesito no leerlo.
    Un abrazo también para tí.

    ResponderEliminar
  7. Me ocurrió con "Agata ojo de gato", también de Caballero Bonald. Sus títulos poéticos son inspiradores. Comencé a leer la novela y la abandoné, me llenaba de tristeza. Fue un mal momento, supongo.

    No lo leas, llegará el día.

    A mí me ocurre exactamente igual y no sólo con los libros, también con las canciones. Puedo comprarme un cd y escuchar una sola canción durante semanas o incluso meses hasta que llegue el momento de la siguiente, siempre atendiendo al título, claro.

    ResponderEliminar
  8. Qué titulo mas hermoso. No se me va de la cabeza. Me pregunto quiénes, dónde, cómo. Serán amigos, una pareja, estarán perdidos en el campo, cerca del mar, estarán en silencio, a oscuras? De tenerlo, no lo leería, lo dejaría en el misterio. Hay libros que me fascinan y los abandono, es decir, nunca los abandono, no llego al final. Los abro al azar y les leo pasajes (paisajes) como "Las Olas" de Virginia Woolf.
    Empecé una novela sobre Van Gogh que dice, que en su agonía, él decía frases incomprensibles como."No es mucho un hombre solo trayendo de la deriva algún color".
    Me parece una frase bellísima y en absoluto incomprensible. Vincent es el color. Y la soledad.
    Un abrazo M.

    ResponderEliminar

SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ, NO TE ECHES ATRÁS AHORA. NO ME PRIVES DE SABER LO QUE PIENSAS. TUS PALABRAS ME IMPORTAN.